Di Natale: “Seguiré jugando mientras me divierta”

Di Natale: "Seguiré jugando mientras me divierta"

Antonio Di Natale es la antiestrella por excelencia. Pero al mismo tiempo, es el delantero que todo presidente de club sueña con tener en su plantilla: alguien que no arma líos, ejemplar en los entrenamientos y en su saludable estilo de vida, siempre al servicio del colectivo pese al egoísmo que suele ser inherente a los cazagoles, enamorado de su trabajo y de su club… A sus 35 años, Di Natale está recibiendo los dividendos de ese profesionalismo modélico como deportista.

En las cuatro últimas temporadas de la Serie A, el delantero del Udinese se ha erigido dos veces en el máximo goleador y otras dos en el segundo, con un total de 102 tantos (29, 28, 23 y 22 cada campaña); es decir, el 40% de los goles de su equipo, y un promedio de 0,70 dianas por partido. En total, Di Natale suma 186 tantos en 345 encuentros con los Zebrette. En lo que respecta a la selección italiana, debutó en 2002, pero tuvo que esperar a la Eurocopa 2008 para disputar su primera gran competición. Tras fallar su lanzamiento en la tanda de penales perdida frente a España, tampoco tuvo fortuna en la Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010™, con una eliminación poco gloriosa de los campeones mundiales tras la primera fase.

Volvió a ser de la partida en la Eurocopa 2012, donde pudo aparcar esas decepciones para vivir por fin un gran momento con la camiseta azzurra, al alcanzar la final (perdida, eso sí) contra la Roja. Para evocar todas esas experiencias y una carrera ejemplar en su conjunto, FIFA.com salió al encuentro de este goleador fornido y con clase, capaz de burlar a todos los grandes defensas a pesar de su estatura modesta (1,70 m), y que nunca ha sido tan bueno como desde que pasó de la treintena.

Antonio, ¿cómo explica su eficacia durante las cuatro últimas temporadas, en las que promedia más de 20 goles por curso en la Serie A, siendo que ya tiene más de 35 años?
No hay ningún secreto especial. Para un futbolista, pero también de una forma más general para un deportista, el modo de vida es fundamental. Yo siempre trato de prepararme lo mejor posible y, en ese sentido, quiero dar las gracias al profesor Paolo Artico, que me sigue desde hace unos años. Siempre está atento a lo que hago, me hace seguir un régimen alimenticio equilibrado ¡y no me concede ninguna relajación! Básicamente, me reparto entre la casa y los campos de fútbol, sin ninguna fantasía en la cabeza.

¿El hecho de haber debutado en la Serie A con 25 años facilita su longevidad?
No, no lo creo. Pienso que se trata solamente de ser serio, entrenarse bien y respetar el estilo de vida que un deportista de alto nivel debe tener fuera del campo.

Inició su carrera jugando por las bandas, antes de establecerse en el centro. ¿Se siente más a gusto ahí?
Hace ya algunos años que juego en punta, más cerca de la portería. ¡Tal vez porque ya no tengo el golpe de riñón de antaño! [risas]. Pero hablando en serio, es evidente que jugar de delantero centro, con la ayuda de todo el equipo, me permite ser más “frío” y lúcido ante la portería contraria. Sin duda, eso me ha ayudado mucho para meter tantos goles en las últimas temporadas.

¿Con qué delantero se ha complementado mejor?
He tenido la suerte de jugar con varios grandes campeones. Pero si debo decir un nombre, sería el de Alexis Sánchez. Lo que conseguimos hacer durante dos temporadas con el Udinese es increíble. Pero atención, anoten el nombre de Luis Muriel [su compañero de equipo colombiano de 22 años] en sus libretas. Lo tiene todo para convertirse en un fenómeno.

A pesar de sus numerosos goles, su palmarés sigue estando huérfano de títulos. ¿Está satisfecho de su trayectoria, o se arrepiente de algo?
Al echar la vista atrás, estoy feliz y satisfecho de lo que he hecho. He ganado dos veces el título de máximo goleador en la Serie A, he metido más de 150 goles en primera división, he vestido 40 veces la camiseta de la Nazionale, ¡e incluso he lucido el número 10! He disputado dos Eurocopas y un Mundial… Estoy contento con mi carrera, y no me arrepiento de nada.

¿Por qué siempre ha rechazado las ofertas de los grandes clubes italianos o extranjeros? ¿Cabe apreciar en ello una falta de ambición?
No. En absoluto. Pienso que lo que he hecho en Udine quedará para siempre en los anales del club. No creo que se trate de una cosa insignificante. La verdad es que en el Friuli he encontrado mi hábitat natural, y nunca he pensado en dejar un equipo, una ciudad y una familia, la de los Pozzo [Gianpaolo Pozzo, presidente del Udinese], que me han adoptado como a un hijo.

¿Nunca ha soñado con jugar en el Nápoles, en su ciudad natal?
Echo de menos Nápoles, porque estoy orgulloso de ser napolitano. Pero para mí, Udine es como una segunda casa. Estoy muy bien aquí y siento muy dentro el calor de la gente. Cuando el Juventus contactó conmigo, le dije al presidente que quería quedarme aquí. Así fue como decidimos que permanecería en este club de por vida. Aquí no hay demasiada presión. Puedes perder algunos encuentros y seguir trabajando con tranquilidad. Los resultados hablan por nosotros. Todo el mundo hace bien su trabajo; los jugadores, el entrenador y el club.

A pesar de sus impresionantes estadísticas en el fútbol de clubes, no ha gozado de la misma eficacia con la Nazionale, con “sólo” 11 tantos en 40 internacionalidades…
¡Ah! Sinceramente, no me parece que sea un mal resultado… [risas]. Estoy muy orgulloso de lo que he conseguido con la Squadra azzurra.

En la pasada Eurocopa 2012, fue el único jugador que metió un gol a Iker Casillas. ¿Por qué renunciar entonces a la selección posteriormente?
Tengo muy buena relación con Cesare Prandelli. Le tengo aprecio, y creo que está haciendo un buen trabajo. Pero después de la Eurocopa (y nunca le agradeceré lo suficiente el haberme llevado a esa aventura), optó por emprender una nueva etapa basada en los jóvenes, lo cual es perfectamente lógico. Pero si alguna vez me necesitase, ahí estoy. Nunca diré no a la selección nacional.

¿Qué delantero y qué defensa le han impresionado más a lo largo de su carrera?
Ha habido tantos… Como delanteros, Francesco Totti, Alessandro del Piero, y Zlatan Ibrahimovic. Entre los defensas, el que mejores marcajes me ha hecho es Iván Córdoba, del Inter de Milán. Era tan rápido como yo, ¡y no conseguía deshacerme de él!

¿Cuál es el gol más importante de su carrera… hasta la fecha?
El que metí a España en la Eurocopa 2012 ha sido el más bonito y el más importante. Me sirvió para aparcar ese puñetero penal [fallado] contra el mismo rival cuatro años antes. Antes del partido, no obstante, sentía que marcaría en cuanto dispusiese del más mínimo hueco. Se lo dije a Gianluigi Buffon… En mi opinión, ése fue el mejor partido de Italia en la Eurocopa [1-1 en la fase de grupos].

En octubre cumplirá 36 años. ¿Hasta qué edad tiene pensado seguir jugando?
Mientras me divierta y el físico me responda, y mientras pueda hacer frente al estrés.

Y después, ¿piensa seguir vinculado al fútbol?
El terreno de juego es mi pasión. Me gustaría seguir como entrenador de equipos de jóvenes. Me hacen sentir joven, y me gustaría mucho poner mi experiencia a su servicio.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>